Las leyendas de la “Roca Grossa” de Vilafamés

– Se trata de una formación geológica de gran tamaño, más de 2.000 toneladas, envuelta en fábulas y que nunca pasa desapercibida

Vilafamés cuenta entre sus calles y callejuelas con cientos de historias por descubrir. Sin embargo, a plena vista, subiendo por la calle La Font hacia el casco antiguo de la localidad encontramos una enorme formación rocosa conocida como la “Roca Grossa”. Y es que su nombre bien la describe. Esta formación rocosa, de rodeno para ser más concretos y de origen natural, pesa 2.163 toneladas.

Cómo llegó la “Roca Grossa” a su emplazamiento actual no está del todo claro, aunque se intuye complicado que ese “monstruo” de piedra haya podido ser desplazado. Por ello, la opción más posible es que sea el resultado de la extracción de piedra de la montaña durante la época de construcción de la Iglesia Parroquial.

Entorno a la “Roca Grossa” encontramos varias fábulas o supersticiones. La primera, aunque sea solo por intentarlo, cualquier visitante debería probarla. Según cuenta la leyenda, la enorme roca de Vilafamés tiene el poder de conceder deseos. ¿Cómo? Hay que tocar la Roca y pedir tres de las cosas que más anhelamos. Pero cuidado que puede tener truco. El imaginario popular narra que la sabia “Roca Grossa” solo concederá uno de los tres deseos. Así que ya sabéis: si os animáis a tentar a la suerte pedid tres cosas que realmente queráis y a ver cuál se os concede.

La segunda leyenda, más que una leyenda es una anécdota divertida y curiosa. Se dice que antaño un grupo de vecinos hicieron una apuesta nada sencilla: ver qué grupo era capaz de bajar la “Roca Grossa” al llano y situarla a los pies de la localidad. El grupo compuesto por miembros de aquel antiguo Vilafamés sufrió un traspiés con su cuerda, que se partió, y al caer al suelo, debido a la composición de la tierra de la zona -barro rojizo-, se les puso el culo de color rojo. Un nombre que hoy en día todavía mantienen los habitantes de Vilafamés quienes, por sobrenombre, tienen el de “Cul Roig”.

La tradición oral tiene otra versión para el sobrenombre de los habitantes de la localidad también relacionada con la “Roca Grossa”. En esta versión de la historia se cuenta que los pobladores de Vilafamés decidieron bajar sus viviendas a la zona llana de la localidad, de nuevo, usando una cuerda para moverlas. En esta ocasión, la cuerda no se rompió, sino que al llegar a la zona de la “Roca Grossa”, los porteadores resbalaron con el barro rojizo y cayeron al suelo. De nuevo, esto provocó que se les pusiera el trasero de color rojo, llevando de nuevo al sobrenombre de “Cul Rojos” de los vecinos y vecinas de Vilafamés.

Sea como sea, la “Roca Grossa” es una formación geológica sorprendente digna de ver y admirar. Tampoco podemos olvidar que Vilafamés, en su conjunto, es una localidad declarada Bien de Interés Cultural desde 2005 y que está considerada uno de los Pueblos Más Bonitos de España.