Alberto, Carlos y Juanjo recaudan 1.840 euros contra el cáncer

Alberto Torner Medall, Carlos Lliberos Edo y Juanjo García Puchol son tres amigos de Vilafamés que se propusieron un reto solidario de excepción: recaudar dinero a favor de la investigación contra el cáncer. Los amigos resaltan que “somos grandes aficionados a las carreras de montaña y siempre que podemos participamos en eventos solidarios pero esta vez queríamos hacer algo que fuese un paso más allá, que fuese algo pensado, preparado y realizado por nosotros”.

La lucha contra el cáncer fue una elección sencilla. “Desde hace un año vemos una gran implicación y lucha contra la COVID-19 pero parece como si otras enfermedades se hayan dejado de lado o, al menos, hayan perdido visibilidad” resaltan los intrépidos corredores. “Todos nosotros tenemos amigos o familiares que han luchado o están luchando contra el cáncer… en algunos casos, incluso han perdido esa lucha, por eso queríamos aportar nuestro granito de arena, por pequeño que fuese, en ayudar a investigar y mejorar la posibilidad de supervivencia y calidad de vida de las personas afectadas por cualquier tipo de cáncer, sin importar su edad o condición”.

Mi Reto Contra el Cáncer, de la Asociación Española Contra el Cáncer, les ha dado esa oportunidad y haciendo lo que más le gusta: carreras de montaña. “Nos propusimos un meta, 1.500 euros y hemos conseguido superarla en más de 300 euros, no podemos estar más contentos y orgullosos por haber logrado 1.840 euros para ayudar a investigar y mejorar la vida de las personas” manifiestan.

Alberto, Carlos y Juanjo comenzaron en octubre de 2020 a buscar localizaciones donde realizar el reto. El Cortafuegos de Atzeneta del Maestrat resultó ser el lugar ideal para realizar un “Half Everesting” por etapas y repeticiones. “Este tipo de prueba se base ascender el desnivel positivo de medio Everest – 4.424 metros -. Nosotros lo hemos hecho subiendo y bajando del Cortafuegos 29 veces, la idea inicial eran 28 pero finalmente hicimos una más. Cada subida eran 640 metros, con 165 metros de pendiente positiva y un 25% de inclinación. Así, hemos recorrido algo más de 37 kilómetros”. Una hazaña que han logrado con creces “y algo de cansancio, pero mucha ilusión”. La prueba se ha realizado siguiendo todas las medidas de seguridad tanto frente a la Covid19 como para su salud. Por ello, colocaron un punto de avituallamiento en la base del Cortafuegos con agua y comida. ¿El total de la prueba? 11 horas de carrera de montaña por una buena causa.

“Queremos agradecer todo el apoyo y mensajes de ánimo que hemos recibido, la gran difusión que se le ha dado al reto y todas las aportaciones para apoyar la investigación contra el cáncer; así como la colaboración de la empresa Nutrinovex, que nos ha ayudado con material, suplementos vitamínicos durante la prueba y patrocinio” concluyen emocionados Juanjo, Carlos y Alberto.