Un paseo por Vilafamés, hoy, es sinónimo de viajar en el tiempo. Concretamente, a principios del siglo XX. Calles, plazas y edificios se han convertido desde esta mañana en el escenario perfecto para acoger el que se puede considerar un auténtico museo viviente que exhibe la forma de vida, las costumbres y las tradiciones de los vecinos y vecinas en 1900. Cerca de 300 personas dan vida a personajes y recrean oficios de aquella época y han transformado la rutina de la población.

El bando del alguacil ha servido para inaugurar la Mostra de la Vida Tradicional, que se celebra hasta mañana domingo, un acto en el cual ha sido presente la corporación municipal, encabezada por su alcalde, Abel Ibáñez, los diputados provinciales Ibán Pauner, Fernando Grande y Virginia Martí y el senador Carles Mulet.

La comitiva oficial, a ritmo de dulzaina y tabal, ha iniciado el recorrido por los diferentes puntos donde se encuentran las ambientaciones y recreaciones de las escenas cotidianas de aquel tiempo, mientras la Guardia Civil vigilaba la seguridad a las calles. Entre las más visitadas están los espacios del horno, la escuela, la tasca, el velatorio al difunto, la parada de ‘figues albardades’ y buñuelos, el molino del aceite o la matanza y también el lugares donde se pueden observar como trabajaban el médico, el farmacéutico, la modista, el barbero, el ceramista o el pintor. En total, casi 40 espacios que contribuyen a hacer un retrato de la sociedad del siglo pasado.

 

No ha tardado al iniciarse la recreación del ‘trencaperols’ en la plaza del Ayuntamiento, mientras que los toreros ya se preparaban para la corrida de toros y los novios para recrear una boda del estilo de la época, tiempo en el cual la novia vestía de negro. Ya por la tarde, ha tenido lugar el ‘bureo’, una de las novedades de esta edición y que ha sido una de las escenas más visitadas. Los músicos han interpretado las seguidillas, jotas y ‘fandangos’ que se bailaban en las masías del término de Vilafamés, y que han sido recuperados recientemente. La música y los cantos autóctonos también han sido protagonistas a la recreación de los bailes tradicionales, mientras, el personaje del ciego, un otra de las incorporaciones de este año, ha sorprendido gratamente los visitantes mientras recorría las calles recitando “L’Auca de la Carta Pobla” y otras historias y dichos populares.

Miles de personas han disfrutado de esta primera jornada de ‘Vilafamés 1900’, a pesar de la amenaza de lluvia que había para el día de hoy. De hecho, el alcalde de la población, Abel Ibáñez, se ha mostrado “satisfecho por la acogida de esta primera jornada por parte de visitantes y vecinos y vecinas”, al tiempo que ha reiterado “que esta muestra ya es un referente cultural en las comarcas de Castelló y supone la dinamización del sector turístico, no sólo de Vilafamés sino de las localidades de la comarca”. Ibáñez ha señalado que el éxito de iniciativas de este tipo nos tiene que hacer entender “el valor y la importancia que tiene nuestro patrimonio cultural e histórico, hecho que tenemos que saber aprovechar para desarrollar, de forma conjunta, estrategias turísticas de futuro sólidas”.

Mañana domingo tendrá lugar la segunda y última jornada del 1900 y en la cual los visitantes podrán ver también la recreación de la procesión de Sant Miquel, con la cual se pondrá fin a las actividades.