El Ayuntamiento ha atendido todas las alegaciones presentadas por los vecinos y residentes del municipio al estudio del Plan de Movilidad Urbana y Sostenibilidad presentado el pasado mes de diciembre. Han sido más de 30 las propuestas presentadas por los ciudadanos a este proyecto, que se encuentra en periodo de redacción, y que hacen referencia a 8 temáticas diferentes. El equipo de Gobierno se ha reunido durante las últimas semanas con los vecinos y vecinas del casco antiguo y del ensanche, con el objetivo de encontrar una fórmula para integrar sus peticiones en el texto definitivo del Plan de Movilidad.

El concejal de Urbanismo, Sergi Trilles, valora el hecho de haber abierto un proceso de participación a la ciudadanía, hecho inédito, en un proyecto que tiene que fijar las bases para el futuro”, al tiempo que quiere incidir en “la valentía del equipo de gobierno de querer solucionar este problema, ya endémico”.

El proyecto recoge las acciones necesarias para regular y mejorar la circulación a la localidad, que en los últimos años ha visto incrementada la llegada de visitantes y turistas a la población. Una de las cuestiones que tiene que resolver el nuevo diseño es como conjugar la circulación con las necesidades comerciales, de aparcamiento y de movilidad de peatones al casco antiguo. El análisis del estudio y de las alegaciones presentadas revela que una de las principales preocupaciones es el incremento del turismo. El Plan contempla actuaciones en varias áreas del municipio cómo son el casco antiguo, el ensanche y la circunvalación.