Las calles de Vilafamés adoptan este fin de semana una fisionomía que traslada a los visitantes a principios del siglo XX. El olor a cáñamo, el aroma de los buñuelos y ‘figues albardaes’ o la esencia del jabón hecho a mano son parte de los ingredientes de la Mostra de la Vida Tradicional Vilafamés 1900, que junto con las recreaciones de oficios y ambientaciones de costumbres y tradiciones dan a conocer una forma de vida rural que el tiempo y los cambios introducidos en la sociedad han ido desgastando.

Cerca de 300 personas dan vida a los diferente personajes que conformaban la sociedad de la época y que durante hoy sábado y mañana domingo convertirán el núcleo antiguo en el escenario perfecto para albergar esta representación que se ha abierto con el llamamiento del alguacil, que ha tenido lugar junto al Lavadero. Allí, diferentes miembros de la corporación municipal, encabezada por el alcalde, Abel Ibáñez, y otros cargos como el portavoz del PSPV en la Diputación, Santiago Pérez, la diputada autonómica de Compromís, Belen Bachero, miembros de la ejecutiva provincial del PSPV, i la reina de las fiestas de Vilafamés i su corte de honor, han iniciado el recorrido por diferentes puntos de la Mostra.

El ritmo de la ‘dolçaina’ y del ‘tabal’ ha guiado durante todo el trayecto a una comitiva que ha estado acompañada por parte la Guardia Civil, el cura y otros personajes que forman parte de las recreaciones del 1900. Así, una a una se han visitado las todas las paradas y las ambientaciones de aquellas escenas que forman parte de la Mostra, entre las que destacan el horno antiguo, la escuela, la tasca, la modista, el molino, el barbero, la partida de cartas, el ceramista, la bodega, o la parada de ‘figues albardaes’ y buñuelos, en total unos cuarenta espacios que retratan la sociedad de principios del siglo pasado.

 

Durante toda la jornada se han llevado a cabo también diferentes recreaciones como el de las cucañas en la plaza del Ayuntamiento, que ha hecho disfrutar, sobre todo, a los más pequeños. Paralelamente, nuevas escenas como la de los toreros en la capilla preparándose para la corrida de toros o la de los novios para recrear una boda, sorprendían a algunos visitantes.

La música ha sido la protagonista durante la tarde, que se ha iniciado con un ‘bureo’. Seguidillas, jotas y fandangos marcaban el ritmo que ha continuado durando la representación de los bailes tradicionales por parte del grupo la Triciola, que han dado paso a la Ronda de los Quintos.

La gastronomía, también es una parte importante de la Mostra y los visitantes tienen la oportunidad de probar la pastelería tradicional como las ‘orelletes’, los ‘prims’ o los ‘almendraos’, además de cocas saladas, entre otros productos. Durante la primera jornada han sido miles las personas que se han acercado a Vilafamés, llegados de diferentes partes de las comarcas de Castelló y también de otros puntos, como València, Alaquàs o Almería. Muchos de ellos han utilizado el trenet de 1900 para acceder desde la zona baja de la localidad hasta el casco antiguo.

El alcalde, Abel Ibáñez, se ha mostrado contento y satisfecho por cómo se ha desarrollado y por cómo ha sido acogida la Mostra por parte de visitantes, vecinos y vecinas”. Además, Ibáñez ha explicado que el 1900 es ya “todo un referente cultural en las comarcas de Castelló”. También hay que explicar que la novedad de este año, el ‘photocall’ ha sido uno de los puntos más visitados por los asistentes y participantes en esta recreación de la vida tradicional.

Mañana domingo tendrá lugar la segunda y última jornada del 1900 y en la cual los visitantes podrán ver también la recreación de la procesión de Sant Miquel, con la cual se pondrá fin a las actividades.