El pintor y grabador valenciano Progresso Domínguez ha muerto hoy en la ciudad de Valencia después de unos pocos días de caer enfermo. Progreso nació en Sagunto en 1932 y estuvo muy ligado a la creación del Museu d’Art Contemporani “Vicente Aguilera Cerni” de Vilafamés, desde los años setenta.

Estableció su residencia permanente en Vilafamés durante muchos años y después volvió a la ciudad de Valencia. En Vilafamés, a través de su Escuela de Pintura del taller de grabados, ha dejado una fructífera estrella de discípulos artistas como es el caso de Clàudia Trilles, Jovita, Tomàs de Roc, o su misma hija, Amparo, y su yerno, Jesús Llópis, que todavía viven en la casa-estudio que rehabilitó el mismo Progreso, en el núcleo histórico de la villa