La semana pasada en Vilafamés se realizó una sesión informativa sobre los proyectos de megaplantes fotovoltaicas que se quieren desarrollar en el término municipal local y en los de los pueblos vecinos comarcales. Ante la preocupación que despierta el tema entre el vecindario de Vilafamés, la asistencia al espacio cultural Quatre Cantons fue masiva. Los participantes explicaron los proyectos que afectarían negativamente tanto desde el punto de vista paisajístico como cultural y socialmente en una zona de cultivos que continúan activos.

Además, se informó de todas las vías y recursos administrativos que se han estado realizando por parte del consistorio local. Estos consolidan una postura firme en contra de unas megaplantas fotovoltaicas que afectarían la naturaleza de Vilafamés y de la comarca. En un primer momento se suspendió el otorgamiento de licencias urbanísticas para la instalación de plantas fotovoltaicas y ahora se ha regulado el ordenamiento del Plan General de Ordenación Urbana para restringir su instalación. En la sesión participaron Maria Sànchez Murciano, ambientóloga; Cinta Moliner Barreda, miembro de la Asociación Nostra Terra de Les Coves de Vinromà; Salvador Bosch, de la Unió de Llauradors i Ramaders; y Antonio Agost, arquitecto redactor de la Modificación Puntual del Plan General de Ordenación Urbana de Vilafamés para regular la instalación de placas fotovoltaicas.