Desde el Ayuntamiento de Vilafamés se ha recuperado, durante los últimos meses de verano, la atención y escucha total a los problemas y sugerencias del vecindario. Así pues, tanto los concejales Marzà, Basevi y Lliberós como la alcaldesa, Marisa Torlà, han atendido multitud de cuestiones tanto de particulares afectados como de asociaciones o colectivos. “La firme voluntad con la cual entramos a gobernar se ha mantenido durante todo el verano y la semana de las Fiestas Patronales. Se ha trabajado para resolver problemas cuanto antes mejor, a pesar de que siempre hay complicaciones. En muchos casos nos hemos puesto en contacto con las administraciones o empresas pertinentes para mejorar la situación, que no depende directamente del consistorio. Trabajamos para el bien de nuestros vecinos y vecinas, sin excusas”, ha explicado la alcaldesa Torlà.

Desde el consistorio se ha estado trabajando para solucionar problemas que eran peticiones vecinales desde hacía tiempos como farolas fundidas, dificultades de acceso a agua potable, cuestiones con placas fotovoltaicas o revisiones de expedientes abiertos sin actualizaciones. Así, también se ha escuchado al tejido asociativo local o a las demandas laborales hechas desde organismos públicos. La Oficina de Servicios Sociales de Vilafamés, que estaba ubicada en la Biblioteca Municipal, ahora funcionará en el interior del centro Quatre Cantons donde se dispone de acceso con ascensor para personas con movilidad reducida y de aire acondicionado para combatir altas temperaturas.

“En poco más de dos meses y medio hemos tenido tiempo para conocer de primera mano las afecciones graves de Vilafamés y las cuestiones que más preocupan a sus habitantes. Un equipo de gobierno tiene que escuchar permanentemente, y esa línea es la que hemos seguido desde el mes de junio”, ha añadido Torlà.