Una paseo por varios lugares de Vilafamés trasladó a las niñas y niños de Vilafamés a un mundo de misterio y magia, a través de varias fábulas que escenificaron las cuentacuentos Tània Muñoz y Aurora Maroto. Un espectáculo que mezcló música, historias llenas de intriga y luz, la cual acompañó a los participantes en todo momento, guiándolos por el camino que tenían que recorrer.

“La iniciativa de esta ruta de cuentos tiene como objetivo redescubrir el pueblo mediante las historias contadas de viva voz”, explica Tània Muñoz. Este año fue una ruta nocturna. La actividad empezó a las 9 de la noche, en el lavadero municipal con la fábula de Enric Valor “I queixalets també!”, cuento en la cual las madres aconsejaban a las hijas que no fueran a lavar la ropa a la fuente por la noche. En ese punto, a los 50 niñas y niños participantes se les repartió una prenda de ropa para que la lavaran allí mismo y, así, escenificar el relato que estaba narrando la cuentacuentos.

La música de flauta era el reclamo que seguían los más pequeños para dirigirse a los diferentes puntos donde estaba prevista la acción. Así, después de pasar por la calle Sant Antoni y por el calvario, la comitiva realizó tres paradas más, una en el lugar que se conoce popularmente como ‘caseta dels cohets’, la segunda en el cementerio, y la tercera, para finalizar, en el ‘pinaret’, donde se contó el último cuento.

En esta última parada, los niños y niñas hicieron un conjuro mágico poniendo en una bolsa una piedra, un poco de hierba y un bastoncillo, con el objetivo de recurrir a ella cada vez que tengan un deseo y que se cumpla. De este modo, finalizó una paseo lleno de historias mágicas que, como explicaron las cuentacuentos, tienen que ser contadas para que no se olviden y no desaparezcan.

Tània Muñoz explica que “queríamos auyentar los miedos con farolillos y linternas y unas cuantas historias antiguas de tradición oral y gracias a los cuentos contados, el bosque se convirtió una vez más en un lugar misterioso donde poder conjurar los problemas del mundo”. La ‘Paseada contada’ ha tenido también como una de las coordinadoras a Inés Gil y el acompañamiento musical de Teresa Casanova.

Ésta ha sido la última actividad del ciclo ‘Viu l’estiu en família’, que ha tenido una gran aceptación por parte de los vecinos y vecinas, explica el concejal de Fiestas, Sergi Trilles. El edil ha dado “las gracias a las diferentes personas y colectivos que han hecho posible la organización de las actividades programadas durante este mes de julio”.