Situado en la parte alta de la población. Es un conjunto que aparece rodeado por una muralla, realizada durante el siglo XIV, que engloba en su interior a las diversas edificaciones urbanas así como los edificios emblemáticos del municipio. Se observa, en el trazado urbanístico, la existencia de dos zonas diferenciadas; la superior, caracterizada por la existencia de calles estrechas y zigzagueantes, mientras que en la inferior, las calles son de trazado lineal, adaptadas a la topografía.

En 2005, se declaró Bien de Interés Cultural, en la categoría de conjunto histórico, por parte de la Generalitat Valenciana. Entre los motivos que llevaron a esta declaración, tal y como se indica en la misma, está el que «se trata de uno de los conjuntos histórico-artísticos de mayor importancia de la Comunidad Valenciana, por su gran belleza y alto grado de conservación, así como por el enclave paisajístico donde se encuentra ubicada y donde se integra con su particular silueta. Posee una trama medieval adaptada a su particular topografía, donde coexiste una interesante arquitectura popular junto a edificios significativos de la arquitectura civil y religiosa, gótica y barroca».