Cerca de un millar de personas desafiaron el frío y participaron ayer de las actividades organizadas para conmemorar la festividad de Sant Antoni en Vilafamés. Una jornada que empezó con la bendición de los rollos en la calle Sant Antoni, con la presencia de las autoridades municipales y de los vecinos, y en la que el fuego y los caballos pasaron a ser protagonistas.

Los alumnos del CEIP San Miquel de Vilafamés fueron los encargados de encender la primera hoguera del día, en una actividad organizada por la AMPA del centro educativo y que finalizó con el reparto de rollos y chocolate en el patio del colegio.

Ya por la tarde, se retomó la programación con uno de los actos más esperados y vistosos: ‘la matxà’. Durante más de un hora las caballerías iniciaron el desfile, encabezado por la portadora del Santo, que saliendo desde la calle Sant Antoni recorrieron una buena parte de las calles de la localidad hasta llegar a la plaza de la Font.

 

Durante el trayecto, hay varios sectores como la calle la Font o la plaza Sant Ramon, entre otros, donde es tradicional que se repartan los típicos rollos y incluso se enciendan hogueras, que marcan el camino a seguir a las caballerías. Otra de las paradas obligatorias es la iglesia de la Assumpció, donde el sacerdote bendijo los animales que participaban al desfile.

El punto final del recorrido fue la plaza de la Font, donde se encendió una gran hoguera y la reina de la fiestas y sus damas repartieron el rollo a los asistentes, que también pudieron degustar ‘figues albardaes’, cacaos y altramuces. Los actos de ayer sábado finalizaron con la discomóvil que organizaron los ‘Quintos 2018’ en el pabellón municipal.

Las actividades festivas han finalizado esta mañana con la tradicional misa y procesión en honor al santo. El ciclo festivo de Sant Antoni continuará la semana que viene en el núcleo de La Bassa de les Oronetes.