Vilafamés apuesta por el Paratge Natural Sant Miquel como un atractivo turístico más que se suma a la riqueza patrimonial del conjunto histórico y el Museo de arte contemporáneo. Esta es una de las conclusiones de las jornadas “Natura y Cultura” que se ha celebrado este fin de semana en la localidad de la Plana Alta con el objetivo de concienciar a la sociedad de la necesidad de conservar y promover el patrimonio que suponen los recursos naturales y culturales para los municipios.

Alrededor de las jornadas se han celebrado varias charlas y ponencias, entre las cuales ha destacado la del secretario de la Unión de Llauradors, Ramon Mampel, ‘El tesoro de los olivos milenarios’, que ha tenido como argumento la defensa del territorio y la puesta en valor del patrimonio agrícola. En la misma línea se ha desarrollado la intervención del concejal de Cultura y Patrimonio, Longi Gil, quien ha destacado “la importancia del paraje de Sant Miquel para la memoria colectiva de de el pueblo y como recurso turístico”.

En este sentido, Gil ha explicado las acciones que el ayuntamiento tiene previsto llevar a cabo dentro del Plan de Uso Público del Paraje Natural Municipal (PNM) Sant Miquel promovido por el Consejo de Participación. Entre las acciones que recoge el Pla hay un programa de educación ambiental, el asesoramiento pedagógico y técnico al sector turístico de la zona, la creación de áreas de descanso y la implantación de zonas de aparcamiento en las entradas principales del paraje, entre otras intervenciones.

En la misma jornada también ha participado Zenaida Valero, miembro de la asociación de Amigos de la Ermita de Sant Miquel, que ha enumerado los trabajos que realiza el colectivo para preservar el patrimonio del ermitori. También intervino Eugeni de Manuel Rozalén, director de Coordinación, Redes y Comisiones Trabajo de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias. Así mismo, durante el domingo, ha tenido lugar un testing Fotográfico, una iniciativa que tiene como objetivo captar el mayor número de fotografías posibles para subirlas a un proyecto que se denomina Biodiversidad Virtual con el propósito que se puedan identificar las especies fotografiadas.