A través de una solicitud de un grupo de vecinos, primero de palabra y posteriormente mediante un escrito presentado por registro en el Ayuntamiento, nos hicieron saber que sus viviendas estaban afectadas por termitas. El problema se puso en conocimiento de los técnicos y la Concejalía de Sanidad comenzó a gestionarlo. Se pidió información a una empresa especializada en desinsectación y el pasado día 29 de octubre mantuvimos una reunión en las dependencias municipales, con dos técnicos y con los vecinos afectados. Esa misma mañana los dos técnicos estuvieron recorriendo las calles del casco antiguo y sí observaron la presencia de termitas en puertas y ventanas de algunas casas. En la reunión nos informaron de cómo son las termitas, por qué las tenemos en nuestro municipio, cómo debemos actuar y qué debemos hacer desde el Ayuntamiento para frenar la proliferación de ellas.

Las termitas son insectos sociales, treméndamente evolucionados como especie y que viven en colonias. Vienen del suelo y por lo general se introducen en las estructuras sin ser detectadas a través de vías ocultas en los muros y suelos de los cimientos. Se abren paso desde su nido (el cual puede estar hasta a 100m de distancia) mediante las llamadas “chimeneas”, unos túneles o galerías en forma de cordón y siempre están ocultas en ellos, puesto que son fotofóbicas; por eso son tan difíciles de detectar a simple vista. En principio viven bajo la superficie en colonias que pueden contar hasta con tres millones de individuos. En cada colonia, la reina o reinas son las únicas que ponen huevos. La mayoría de estos insectos carece de alas, pero durante la época de la reproducción algunas las desarrollan y abandonan el grupo para formar colonias propias.Se alimentan de celulosa, así que toda madera se puede ver afectada.

«Chimenea»

Termita alada

La termita subterránea está presente en todo el territorio peninsular. Prácticamente no hay ninguna zona de la geografía española en la que no haya termitas. Este tipo de insecto predomina en toda la franja mediterránea debido a que subsiste muy bien en las zonas cálidas y húmedas como la nuestra. Aunque pueden resultar una amenaza, son sumamente importantes para el medio ambiente, porque descomponen la materia de las plantas muertas convirtiéndola en humus; pero como cualquier plaga, las termitas se convierten en un problema cuando invaden nuestro espacio vital.

Una vez realizado el informe de los técnicos y recabada toda la información mediante un cuestionario (que os facilitaremos a continuación) a rellenar por los vecinos del municipio, procederán a acotar las zonas afectadas para realizar una monitorización de las mismas y detectar dónde están los focos de infección. Posteriormente se pondrán trampas o cebos en los focos, para acabar con las termitas y que no se desplacen a otras zonas del municipio. Por ello es importante la colaboración ciudadana y cuantos más cuestionarios recibamos, de más información dispondremos para que no proliferen.

Puesto que se alimentan de celulosa los efectos que producen en la madera os los mostramos en las siguientes fotos, para que podáis reconocer si vuestras viviendas están afectadas. Como primera medida a tomar, viviendas deben estar ventiladas e iluminadas, puesto que lo que más les gusta a las termitas es la oscuridad, la tranquilidad y la humedad.

Termita obrera