Música y Arqueología, dos de los elementos culturales más representativos de Vilafamés fueron ayer protagonistas de la programación de la Semana Cultural. Por un lado, el alumnos más destacados del Curso Internacional de Guitarra “Manuel Babiloni”, que este año cumple XX ediciones, ofrecieron una audición a la iglesia de la Asunción, en la cual demostraron su valía como concertistas y sus habilidades musicales adquiridas durante el curso.

Un certamen en el cual este año participan alumnos procedentes de Japón, Lisboa, Navarra, Barcelona, Madrid, Vila-real y Castelló, y que es considerado como uno de los de más tradición del panorama actual. Los músicos elegidos actuaron como solistas interpretando una pieza musical cada uno, entre las que se encontraban “Milonga” de J. Buscaglia; “Rosita” y la “Danza Mora” de Francesc Tárrega; “Suite Valenciana” de V. Asencio o “El Testamento de Amelia” de M. Llobet. En la última parte del acto, todos juntos actuaron como conjunto de guitarras, interpretando la pieza “El campesino alegre” de R. Shumann. El curso finalizará este próximo sábado con el concierto de clausura a cargo del guitarrista Óscar Ebro, profesor del curso.

Por otro lado, el otro punto de encuentro durante la jornada de ayer fue la Cova del Tossal de la Font, un espacio arqueológico de gran valor en el cual se descubrieron en la década de los años 80 los restos Neandertales más importantes en todo el territorio, los cuales demuestran que hace 90.000 años, estos antepasados vivían en el actual Vilafamés. Cerca de 80 personas participaron de un recorrido por los dos kilómetros de esta cavidad que es considerada una de las más importantes por parte de los arqueólogos, debido a los restos prehistóricos que se han encontrado durante las diferentes campañas de excavación en el yacimiento.