Las obras de remodelación de la plaza de la Font y de la avenida Juan Barceló, han dejado al descubierto una zona del antiguo empedrado que cubría buena parte de las calles empinadas de Vilafamés. El descubrimiento sorprendió a vecinos y visitantes que desconocían la existencia de esta técnica de adoquinar el suelo de las calles con pendiente para facilitar el tráfico de las personas y animales de carga y para protegerlo de la erosión de las lluvias.

Cuando las máquinas excavadoras hallaron el antiguo empedrado la semana pasada, un grupo de vecinos se movilizó inmediatamente y recogió firmas para la conservación de lo que ellos consideran “parte de la identidad y la memoria del pueblo”. A continuación, los vecinos y vecinas preocupados por la conservación del patrimonio de Vilafamés se reunieron con los concejales de Urbanismo y Cultura y Patrimonio, para conocer de primera mano qué solución se podía tomar para recuperar y visibilizar el antiguo empedrado.

A causa de la prisa y con los plazos acordados para acabar unas obras subvencionadas, el Ayuntamiento de Vilafamés ha optado por conservar el antiguo pavimento, cubriéndolo con una capa de arena sin mortero y, a continuación, colocar el pavimento de adoquines.

De este modo, siempre se podrá revertir de forma fácil con el diseño de un nuevo proyecto que permita visibilizar una parte del antiguo empedrado, característico del Vilafamés del siglo XIX y que se conservó íntegro hasta los años sesenta del siglo XX.